Terapia de integración sensorial (sensoriomotriz)

La Terapia Sensoriomotriz parte del principio que el cerebro está en un desarrollo constante en los primeros años de vida, por lo que los estímulos que reciba serán fundamentales para establecer las bases de otras funciones superiores más complejas. De allí, que la labor del terapeuta, debe ser conjuntamente con los padres, profesores de aula y otros profesionales de la salud.
El nivel de actividad y movimiento del niño o niña, nos indica hacia dónde se estaría orientando su desenvolvimiento. Así, por ejemplo, un niño que juega adecuadamente y disfruta de la escuela, revela que su desarrollo va por un estado óptimo; mientras que un niño que rompe los juguetes, no sabe jugar o tiene problemas en la escuela, mostraría lo contrario.
El propósito de la terapia es que el niño pueda desempeñar adecuadamente sus actividades diarias; es decir, disfrutar del hecho de ser niño y de todo lo que eso implica: aprender, jugar y cuidarse.